Algo que escribí hoy, respecto a una canción…Nothing has to happen.

“Pero más que transmitirlos (los sentimientos), creo que los refleja…”

“La que escucho justo ahora me refleja solo. Me refleja solo, de noche, en una casa demasiado grande para mis necesidades y con objetos que son inútiles. Me refleja con conocimiento adquirido a base de golpes y voluntad pero con pocas ganas de compartirlo..”

“Me refleja meditabundo, sin alcanzar a llegar a algún lugar, siempre meditabundo….”

“Me refleja una luna llena, hermosa y sin tintes de una juventud ya extinta tiempo atrás…”

“Me refleja a mi”

Goliath.

Anuncios

Vacaciones, Karma y Routing TCP/IP Volumen 1

Siendo sinceros, lo abrí, vi los contenidos y dije: “Ahhhh esto ya lo sé, lo único nuevo (y muy interesante) es aprender a configurar IS-IS, pero lo demás, meh”.

¡Y madres! Llevo 2 capítulos del libro, que me los he hechado en aproximadamente 3 días cada uno (aparte de que se cruzó en fin de semana). La verdad es que mientras más leo, más me doy cuenta que no sé nada y que estoy en pañales todavía en el mundo de las redes de datos.

Este tipo de “volver a empezar, pero desde otro punto de vista” son el tipo de cosas en la vida que valen la pena. Y obviamente no solo hablo de estar de nerdo leyendo este tipo de libros en mi tiempo libre (porque ya estoy de vacaciones pero mi meta es terminar de leer el libro que tiene 800 páginas en 2-3 meses), sino que en general, cuando uno es un egocéntrico o un orgulloso por mucho tiempo, éste tipo de cosas son las que lo ponen a uno en su lugar.

He fallado de nuevo a nivel personal con alguien, y si lo veo desde una perspectiva que no fuera mi “yo de ahora”, podría decir que es una piedra con la que ya he tropezado tiempo atrás, hace 4 años aproximadamente…

La vida sigue, el tiempo también y me queda perdonarme y alejarme de las culpas que tiempo atrás me han hecho mucho mal, o mejor dicho, yo provoqué que me hicieran ese daño. Ya no estoy en México y ya no tengo 22 años, he cambiado un poco (y de verdad me aferro a ese hecho).

Pero bueno, ya lo pagaré con mucho karma, vaya que creo que sí.

Ayer, me dijeron, mientras cenaba con 2 japonesas del club de salsa de la escuela y con otro chico de México que si no era yo un mexicano de verdad. Esto porque notaron mi poco interés sobre las olimpiadas. Y como ya había tomado como 750ml de cerveza pues no tuve otra reacción más que mis acostumbrados arrebatos donde derramo una verbena de palabrería que acaban sonando a reclamo. Lo único bueno es que hice notar mi punto del por qué no estoy tan trabado con los resultados de las olimpiadas, y es que es obvio, hay algo más importante que nos importa a todos como mexicanos: el resultado de la elección y lo que se hará contra eso.

También quiero aprovechar para decir que una de mis mejores amigas del mundo mundial cumplió años, ya tiene 2X años D: la quiero muchísimo y está bien chido que aunque estemos tan lejos (como ka-tet), una en Poza Rica (donde nací), otra en Finlandia (la cumpleañera) y yo aquí en Japón. Este tipo de amistades me hacen saber que hay gente con la que puedes contar hasta el último respiro del último día de lo que llamamos vida.

Bueno, la entrada era para hablar más del libro de Routing que estoy leyendo en mi camino hacia ser CCIE *cruza los dedos* pero supongo que haré una enfocada a eso, un día de estos.

Goliath “aquél que debe reflexionar”.